top of page

2023

unley puedestablecer eolvido

DSC_0728.png

Este proyecto pretende generar una reflexión sobre el tipo de transición democrática que se llevó a cabo en España.

Partiendo del discurso que hizo Arzallus en el Congreso de los Diputados el día que se aprobaba la Ley de Amnistía del 1977, reflexiono sobre el olvido y la desmemoria, sobre el que la tierra esconde y sobre el relato histórico de la historia contemporánea de España que yace dormido.

Esta ley de Amnistía del 1977 blinda la posibilita de juzgar a cualquiera de las personas que participaron dentro del régimen franquista cosa que imposibilita hacer justicia
y reparación. Sin reconocimiento hay silencio, y con el silencio hay el olvido.

De todas estas reflexiones y referencias me nace la idea de la palabra como un obstáculo, como una piedra en el camino que nos puede hacer parar pero tampoco nos fuerza. La palabra como advertencia o recordatorio, la palabra presente. A través de esto decido tomar una frase del discurso de Arzallus en el Congreso de los Diputados cuando se presentó la Ley de Amnistía. Cojo la frase del discurso que ilustra mejor la idea que quiero transmitir: el olvido se establece en nuestra sociedad de forma permanente. Esto nos condena a las generaciones futuras a vivir de espaldas a nuestro pasado, no estableciendo puentes entre resistencias del pasado con las del presente, alienándonos de nosotros, de la tierra y de la historia.

La condena a la desmemoria vino de la mano de la aprobación de la Ley de Amnistía.


Con la desmemoria hay la permisividad de discursos abiertamente fascistas en el Congreso de los Diputados.


Con la desmemoria hay olvido y por tanto la posibilidad de repetir las mismas atrocidades.


Con la desmemoria se desvirtúa el pasado, se deshace la mirada crítica haciendo que se nos olvide que el presente es una arma de cambio.


La memoria es presente y el futuro puede ser nuestro, siempre y cuando establecemos un buen relato.

Esta pieza va acompañada de un fanzine en el que se encuentra el fragmento del discurso de Arzallus de donde he extraído la frase.

bottom of page